Aquí y Ahora


¿Cuántos sucesos importantes han ocurrido en nuestra vida?

Muchos, muchísimos…

Pero ¿cuántos han sucedido por “azar”, por casualidad, por haber estado en el momento adecuado y en el lugar adecuado?

Azar, destino no se… estoy  a medio camino de pensar si las cosas suceden por puro azar, por sucesos aleatorios que dan resultados inesperados o bien porque hay un guión divino escrito que cada uno intentamos interpretar mientras nos topamos con él.

Muchos momentos en mi vida han sucedido por haberse reunido unas circunstancias que me han llevado a unas decisiones críticas y decisivas. O por caminos vitales. ¿Por azar?

No hay realidades alternativas para saber si he acertado o si el destino me ha premiado o castigado, no lo sabré nunca.  El camino vital es único y las bifurcaciones se entrevén pero una vez dejados atrás no tiene sentido saber qué hubiera pasado si hubiéramos elegido B en lugar de A o sin quererlo alguien o algo nos hubiera hecho escoger C en lugar de D o de H.

El momento adecuado, el suceso clave mientras recorremos la aventura que es la vida es mágico, infinítamente pequeño y minúsculo. Breve, intenso y decisivo a lo que me pregunto qué, quién, porqué se juntan determinadas circunstancias para que sea tan decisivo.

Como no mencionar a Henry Cartier-Bresson caracterizado por su incansable caza del instante decisivo. Ese pequeño instante donde se produce la magia.  Instantes congelados donde el universo se pone de acuerdo para crear un momento único (lo que yo llamo simpáticamente MOMENTAZO).

Este tipo de situaciones se refieren más a la fotografía documental, periodística o etnográfica donde hay multitud de elementos, normalmente humanos, que dan esa variabilidad casi infinita de posibilidades de toparse con la magia.

Mientras realizamos fotos muchas veces se produce ya sea por la técnica utilizada (ráfaga en velocidades altas de obturación) o por “eso” el momento, el instante que merece ser recogido por la cámara e inmortalizado. Posiblemente no se produzca nunca más, esa ola jamás volverá a repetirse, esa nube no tendrá nunca más esa forma extrañamente curiosa o ese guiño en una criatura no tendrá esa ternura maravillosa. Las flores no están eternamente hermosas o el rocío no siempre está presente para que lo observemos.

      

Hay que estar dispuestos siempre a capturar ese momento mágico.  Si disparas en ráfaga seguro que hay una toma que tiene algo especial, donde se han juntado esos ingredientes secretos que dan lugar a una pausa en la eternidad digna de enmarcar.  Comprueba tus fotos e identifica qué foto tiene eso que la hace especial, así aprenderás a repetir la toma.  Hay factores que no los podrás controlar pero en eso está la clave… en la sorpresa que nos depara la vida.

Dedicado a la magia escondida en el mundo.

Anuncios

Acerca de mapsico

Fotógrafo autodidacta que espera llegar un día a vivir de la fotografía. Si estás interesado en mi trabajo ponte en contacto conmigo 646-65-99-54 mapsico2002@hotmail.com maferfoto@gmail.com Ver todas las entradas de mapsico

3 responses to “Aquí y Ahora

  • ANGEL SOTELO SEGUIN

    Fantastico mo siempre!
    es real, las nuevas tecnologías permiten realizar ráfagas de fotos que nos garantizan en ciertos momentos cruciales el resultado perfecto que buscamos, hoy que hablamos de 8 quizás fotos por segundo cuando antiguamente el paso de película manual no permitía este tipo de disparos, desde luego no podemos quejarnos…
    Meditando un poco en todo esto, siempre pensé incluso en una similitud con la caza, anticiparse es fundamental, tratar de anticipar cual será el movimiento es una forma de lograr al final una foto deseada, el conocimiento sobre lo que se fotografía y los movimientos, esperar el momento perfecto, como un juego se barajan tantas variantes, posición, movimiento, tiempo, formas, luces … muy fascinante!! ese tipo de fotografia en cierta forma me gusta por la tensión que se crea en esos instantes.

    saludiños!!! mestre

    • mapsico

      La fotografía de naturaleza tiene menos de ese componente “mágico” que caracteriza a la fotografía más documental… aún así hay momentos especiales que podemos captas y jamás se repetirán, a eso me refería… la facilidad de las ráfagas no justifica los metralletas que tarde o temprano pillan la imagen (cosa obligatoria en fotografia deportiva, claro).
      Y como la analogía de la caza, es necesario conocer cómo funciona tu máquina y el escenario para poder anticiparse… y si lo relacionas con la vida, como hago en los posts pues ahí tenemos una clave de la maravilla de estar vivo.
      Gracias por comentar!!!!! saludos fenómeno!

      • ANGEL SOTELO SEGUIN

        bueno yo nunca pude utilizar una ráfaga, siempre me guié por instinto y la rapidez de mis manos, en la naturaleza si que temino disparando mas de una toma por la cantidad de cambios que se puede encontrar uno con el paso del tiempo y la luz, me tiene pasado lo de “buenisssssima” al disparar y 10 minutos mas tarde “pufffff no me lo puedo creer” en fin la paciencia es lo mejor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: