Archivo de la etiqueta: árboles

Nice to Meet You

Siempre me ha parecido curiosa la teoría de los 6 grados de separación.

Entre 2 personas cualesquiera no hay más de 5 o 6 por en medio que pueden conectar dichos sujetos.  La teoría que podéis encontrar en la wikipedia creo que tiene un fallo pero no es cuestión de entrar en el detalle.

Pero hay más conexiones que las meramente personales…

Hay conexiones entre las personas y la naturaleza, entre las personas y los animales, entre las personas y la Tierra…

Todos estamos conectados con todos y con TODO.

Constantemente y de forma casi infinita estamos provocando el efecto mariposa.

Así pues éste gran organismo que es la tierra nos muestra, a través de teorías o de hechos, que todo está conectado de forma más evidente de lo que nos imaginamos (o nos queremos imaginar).

La tierra nos está avisando. La crisis de valores (que no económica o financiera) que nos atenaza no está producida por el azar o la casualidad.  Estamos acelerando los procesos naturales de la tierra y somos como la pulga que toca las narices al perro… al final de una rascada el perro se la quita de encima.

Ésto no se más que una reflexión sobre la certeza que una acción hecha por tí afecta a los que están a tu alrededor y así sucesivamente hasta alcanzar el planeta entero, de ahí sale la inteligencia colectiva, los movimientos de masas, etc…

Y en la naturaleza (y barriendo para casa en la fotografía) podemos observar cómo la naturaleza nos muestra esas divisiones, esos contactos leves, sutiles pero ciertos que nos resultan curiosos porque la naturaleza es fractal y nosotros también, nos guste o no, nos lo creamos o no, lo veamos o no.

  

 

   

 

Dedicado a quienes siembran buenas cosechas entre sus semejantes.

Anuncios

LOVE-EVOL

¿Cuántas veces nos ha pasado que la impresión que tienen los demás de nosotros no coincide con la nuestra?

Pensamos que hemos hecho algo bien y resulta que no.

Pensamos que hemos hecho determinado comentario sin malicia y tiene un fatal efecto en el otro.

Pensamos que somos “perfectos” y evidentemente no lo somos.

Reflejos.

Reflejos de nosotros mismos que vemos en distintos medios, de distintas formas pero que no coincide con nuestra propia imagen, nuestra “auto-imagen”.

Hasta nuestra voz suena diferente al oirla grabada. ¿Ese soy yo?

Hay una canción de Melon Diesel “Hombre en el Espejo” que es muy ilustrativa (aunque con cierto aire malévolo). Si pinchas aquí puedes oirla.

Sin entrar en tanto infortunio es curioso cómo la persona que creemos ser y la persona que otros perciben no son la misma.  Si pudiera pedir deseos (y que se me concediesen, claro) uno de ellos (aunque no el primero por descontado) sería verme desde fuera, verme durante un día cómo me comporto, cómo hablo, cómo soy desde fuera… seguro que me llevaría una sorpresa.

Y aunque pensemos que los reflejos son perfectos no lo son porque no tenemos en cuenta los ojos del que mira, del que interpreta y el que juzga.

Así pues hemos de tener en cuenta siempre que los demás no nos ven como nosotros queremos que nos vean y esto puede aplicarse en positivo, la baja autoestima puede ser (y de hecho suele ser) una falsa penuria. Siempre hay alguien que te quiere y te aprecia, sólo se trata de aceptarlo y de encontrar a esa persona.

Yo, por cierto, he encontrado la mía, quien aprecia lo bueno que hay en mí y quien me muestra mis defectos para aceptarlos.  Gracias P!!!

Aunque no es un tipo de fotografía que me guste mucho, los reflejos pueden guardar magia y buenos momentos.

    

Normalmente el agua nos brindará esa oportunidad para mostrar un reflejo perfecto (esta vez sí).  Si vas a Noruega no te creerás que hay lagos que mágicamente están tan en calma que parecen espejos.  Mas bien espejismos.  Utilizar un filtro polarizador en estos casos puede no ser buena idea porque elimina los reflejos que queremos mostrar, todo se trata de si queremos enseñar el reflejo o lo que está dentro (sigo viendo mágico el efecto del polarizador circular…).  Tengo tantos ejemplos que poner de Noruega que me cuesta elegirlos así que sólo pondré 1. Ve a Noruega y comprenderás lo que digo…

Dedicado a quien sabe ver el lado bueno de la vida…


Disección

¿Qué somos?

¿Somos órganos pegados al más puro estilo Mr. Potato?

¿Trozos de carne que, unidos, forman una persona? Un pensamiento de aquí, un recuerdo de allá y voilá!! ¿¿tenemos un ser humano!!??

O ¿somos algo más?

Algo que la gestalt definía muy bien cuando indicaba en Alemania hace 1 siglo que “el todo es más que la suma de las partes”.

Somos un conjunto de características físicas y psicológicas que mágicamente unidas (no me cansaré de pensar que la vida es magia) conforman una entidad única e irrepetible.

Diseccionable, sí.

Pero esa descomposición al más puro estilo forense no dará más que un conjunto aislado de elementos que no llevan a ninguna parte si queremos ver al ser humano que hay detrás de ese puzzle que es una vida.

No obstante eso no quita que podamos maravillarnos con cada parte física y mental de nosotros mismos.  Observar cada pliegue de nuestra piel, cada articulación, cada protuberancia que nos es dada casi desde nacimiento.

Gestos, tics, movimientos, maneras, reacciones, todo eso nos pertenece y nos define como personas y hay que valorar cada minúsculo detalle que conforma nuestra identidad.

Algunos elementos pueden mejorarse, modificarse o eliminarse pero siempre para mejorar, para convertirnos personas en más acordes a nuestra voluntad.  No confundir con operarse de labios o ponerse pechos.  Hablo de modelar cada parte que nos define y observar lo que está para servirnos y lo que está para enseñarnos.

Nada es casual.

Nada es irrelevante.

Cojamos aquello que nos gusta de nosotros y aprovechémoslo.

Cojamos aquello que no nos gusta de nosotros y observemos para qué se nos ha dado.  Si es para aprender de dicho “defecto” (que en otros puede ser una virtud) o es para mostrar una carencia que debe ser trabajada.

En definitiva, estamos compuestos de innumerables trozos de realidad, de naturaleza viviente, de la maravilla milagrosa que es la vida!!

En fotografía podemos aprovechar esa disección de cualquier lugar: una playa, una ciudad, una situación e intentar extraer petróleo de esa situación mostrando las mil y una caras de aquello que tenemos delante.

Un árbol es un mundo propio, un escenario repleto de pequeños actos que podemos disfrutar.

Cada rincón del mundo es susceptible de cientos de perspectivas, imágenes y situaciones dignas de recoger con nuestra cámara, para mostrar al mundo, para afirmar una y otra vez que el todo es algo más que la suma de las partes porque falta el componente básico: el poder del universo.

Una playa puede estar repleta de pequeñas maravillas

Y un bosque mostrar las mil y una caras de la naturaleza, sólo hay que fijarse atentamente a cada rincón

      

Dedicado al todo que somos cada uno de nosotros. Pequeños universos en armonía con el resto.


El árbol de la vida

¿Cómo hemos llegado aquí?

¿Qué suerte de circunstancias han sucedido para que estés leyendo esto ahora?

¿Que sucesos han tenido que ocurrir (y/o evitar) tú y tus antepasados para estar leyendo ÉSTA palabra ahora mismo?

Siempre me quedaré con las ganas de saber quiénes han sido mis antepasados… si fueron artesanos, agricultores, comerciales, magos, burócratas, marineros… posiblemente haya habido de todo.

Al árbol de la vida le quiero dar la vuelta, como metáfora… cómo recorrer el camino inverso que hace que un árbol formado por numerosas ramas acabe en un tronco sólido.

En este caso voy de arriba a abajo, es decir, cuántas miles de circunstancias han sucedido para formar ese tronco que eres TÚ.

Ese tronco proviene de la unión de numerosas y minúsculas partes que dan lugar a ese ser que lee estos pensamientos que dejo para la posteridad.

Con estas partes no me refiero sólo a tus 2 padres, tus 4 abuelos, tus 8 bisabuelos, tus 16 tatarabuelos, etc… m refiero a los cientos y cientos de miles de personas y circunstancias que se han tenido que unir y sobrevivir para que tú hayas nacido.  A los millones de humanoides, mamíferos y animales varios que tuvieron que deshacerse de peligros, depredadores, catástrofes naturales para que tú estés aquí y ahora… me parece fascinante… ¿casualidad? ¿

Cuántos encuentros fortuitos han tenido que suceder para que se produzca esa combinación única y especial que ha dado como fruto un ser humano?

Estos árboles parece que estén diciendo… aquí estás!!! toda la naturaleza se ha puesto a tu servicio para que nazcas… al menos esa es la impresión que me da al verla y por eso la tomé así… es algo parecido a lo que vería un recién nacido en la antiguedad. Éstos árboles parece que te hablan, que te muestran algo… un regalo, la luz, la vida.

Según el efecto mariposa, si ese animal del que provienes tú y otros seres humanos hubiera sido devorado por un pájaro prehistórico tú no estarías aquí. Y hasta el mundo entero sería diferente ¿Es cierto? ¿Habrían sucedido otras circunstancias para que otro animal se hubiera apareado con esa hembra dando lugar de nuevo a ese camino hasta llegar a tí? ¿Es tu destino estar aquí?, ¿ahora?

Y tal como se aprecia en esta fotografía, muchos antepasados nuestros son comunes (como si se fundieran las ramas).

Hay que asumir que muchos somos parientes lejanos así que todos somos una comunidad, no somos tan diferentes unos de los otros. Todos provenimos de un grupo reducido de supervivientes, todos tenemos la misma sangre.

Así es el árbol de la vida, un conjunto de circunstancias que hacen que estemos vivos.

Aprovechemos ese regalo.

Dedicado a mis antepasados que nunca conoceré, gracias por haber existido y permitir que pueda escribir este post.


Destino

Esta semana, volviendo en tren conocí a un pintor valenciano, Vicente Heca, el cual, tras hablar durante todo el viaje me ofreció contactar con su galería para (quizá) hacer una pequeña exposición. No se si llegaré a hacerla pero ahí hubo una pequeña oportunidad surgida de la nada.

Muchas veces las cosas te llegan, no hace falta que las busques… las visualizas y poco a poco el universo se va conjugando para que los distintos elementos vayan a tí.

Es un poco como cuando vas a comprar ropa… cuántas veces buscas algo para luego encontrártelo de repente en cualquier tienda.

No se si la visualización funciona porque hay una fuerza que atrae elementos comunes o símplemente porque nos da confianza para poder acercarnos a lo que nos es positivo y nos aleja de lo negativo, en cualquier caso, funciona, que es lo importante.

El universo se mueve, se dispone en equilibrio perfecto y su energía está ahí, para que la aprovechemos…


Puntos de referencia

A la hora de hacer fotos es bueno insertar puntos de referencia que serán claves a la hora de dirigir la mirada.

En estas dunas algunos árboles asoman mostrándose majestuosos y por otro lado el juego de luces y sombras me encantaba por lo que aquí tenéis el resultado

En la vida hay que tener puntos de referencia.  Cuando somos pequeños son nuestros padres, nuestros hermanos, maestros, figuras de la actualidad musical o artística, etc.  Es bueno saber a dónde queremos llegar para saber qué queremos ser.  Más tarde tendremos que encontrar nuestro propio camino para no ser copias, para ser árboles únicos y hermosos en medio del mar de arena.

Cada árbol es diferente, cada duna es diferente así como cada paso que damos se diferencia del resto que damos, para ser únicos.

Un punto de referencia es como un faro, una luz que nos ilumina y nos indica el camino.

Sin estos árboles es fácil perderse.  Sin nuestros referentes también así que aprendamos de ellos.


Niveles de zoom, Niveles de vida

El desierto… un lugar mágico donde se combina la arena, la luz y la vida que se abre paso…

En el desierto, he podido comprobar varias cosas: la vida se abre hueco adonde quiera que mires.  Donde parezca que hay sólo arena puedes encontrar seres vivos que luchan por seguir adelante.

El desierto está lleno de lo que llamo “niveles de zoom”, niveles de visión que se forman uno tras otro como acetatos o imagenes superpuestas que se añaden una detrás de otra.  En este caso hay 4: la duna principal, la segunda donde están los árboles, la tercera, pequeña y centrada y el cielo formando así una composición de 4 niveles.

La vida también se compone de niveles… en un primer nivel está lo fundamental, lo que nos mantiene vivos.  En otro nivel está la necesidad de protección, etc… échale un vistazo a la pirámide de Maslow.

Al final (creo) lo que importa es el nivel intermedio: AMISTAD, AFECTO, VIDA al fin y al cabo…  La autorealización es una falsa inversión para un futuro incierto, para lo que puede venir pero que no estamos seguros de que ocurra, de la anticipación de la catástrofe que sólo tiene 2 consecuencias:

-si llega dará todo igual, el desastre ocurrirá

-si no llega habremos perdido el tiempo y no habremos ocupado el tiempo en VIVIR

Así que hay que mantenerse consciente de en qué nivel estamos y si queremos VIVIR como estos árboles.