Archivo de la etiqueta: Iceland

Los sueños se cumplen

slider-viaje-islandia
Llevo en esto de la fotografía mucho tiempo y es mi pasión.
Islandia es mi segunda pasión (con respeto a mis seres queridos).
Así que los dos se han conjugado para ver la luz un proyecto personal y es un viaje fotográfico a Islandia.
De la mano de http://www.islandia.es hemos montado un viaje fotográfico a Islandia para principios de septiembre de 2013.
Un pais sacado de otro mundo, con escenarios imposibles de creer.
Si queréis más información podéis pinchar en la imagen y os llevará a la web.
Si no habéis estado en Islandia aprovechad porque es un sitio único.  Si no venís conmigo id por vuestra cuenta porque cuando se acaben los viajes baratos no habrá más oportunidades, no os arrepentiréis.
Anuncios

Tic, Tac, Tic, Tac

Soy hombre de tarde… por decirlo de algún modo.

Quiero decir: mi máximo nivel, rendimiento o actividad creativa se produce por la tarde, a medida que anochece.

No puedo hacer deporte por la mañana… entre otras cosas, en general no me siento pletórico.

A medida que avanza la tarde voy activándome, animándome, sintiendo cosas, llenándome de estímulos que quieren escaparse en forma de fotografía, escritura, lectura… hay como un poder acumulado durante el día que quiere escapar cuando precisamente el día se escurre por el horizonte.

A medida que llega el ocaso simplemente me siento diferente. La música no me suena igual, no siento de la misma forma la temperatura exterior, el viento no me acaricia de la misma manera.

Mi hora favorita (sí, tengo una hora favorita, qué le vamos a hacer…) son las 7 de la tarde.  Ahí podría hacer cualquier cosa: nadar 100 largos de piscina, estudiar cualquier materia árdua, escribir un post en este blog o sucumbir a un suizo bien caliente (vale, eso se puede hacer a cualquier hora pero no me sabe igual…).

Supongo que al ir perdiendo capacidad de visión a medida que los colores del día pasan a unos grises teñidos el resto de los sentido se agudizan.

O simplemente al haber nacido a las 9 de la noche voy acercándome a la hora a la que tuve que asomar la cabeza a este mundo.

O… bueno… mejor no darle más vueltas y aceptar que de la misma forma que puedo tener habilidades para algunos asuntos también he de asumir que mi yo se hace YO a determinadas horas del día.

En fotografía el atardecer es un clásico.  En esos momentos la luz adopta una calidad y cualidad maravillosas.

Existe lo que se llama la “hora mágica” que es precisamente en esos momentos donde el sol se pone y el cielo adopta unos colores, unas sombras y texturas que gracias a que son efímeras nos dejan con ganas de más al día siguiente.

Curiosamente es bastante difícil diferenciar una fotografía hecha al atardecer o al amanecer, la calidad de la luz es prácticamente la misma exceptuando que por la mañana hay menos polución, menos partículas en suspensión y hay más visibilidad.  ¿Hacemos una prueba?

¿Cuándo está hecha esta foto?

    

Aquí tenéis la respuesta (pincha en el botón rojo):

Así que si no queréis madrugar siempre podéis “engañar” al prójimo haciendo una fotografía al atardecer. Colaría.

Pero lo que se siente a media tarde, cuando el mundo se calma, se relaja y todo lo que hemos acumulado durante el día sale o se asimila en nuestra mente y nuestra alma, no se siente por la mañana.

        

Dedicado a la cerveza de las 7 de la tarde en cualquier terraza viendo la vida pasar


Islandia: resonancia

No puedo dejar correr un día más sin dedicar unos minutos a uno de los descubrimientos de mi vida:

ISLANDIA

No hay día en el que no sueñe con volver por tercera vez a un país que me tiene fascinado, que me tiene atrapado, que me llama.  Sin cesar.  Día tras día…

Por casualidad (¿casualidad?, seguro…) descubrí a los Sigur Ros y viendo este vídeo algo se encendió en mi interior, concretamente en el segundo 2:47

¿Sabéis la típica escena de una película donde una estancia llena de gas explota tras una chispa?

Así me sentí.

La cabeza me daba vueltas, quería trasladarme a aquel lugar donde el hombre y la naturaleza estaban en perfecta comunión. De repente me sentí feliz de saber que aquel paraíso existía.

Islandia creo que resuena, que tiene una energía muy concreta. Y yo creo que vibro en la misma frecuencia.

Viendo otro vídeo de los Sigur Ros, “Glósóli” entendí que aquel lugar tenía una magia que yo podía apreciar.

Juntando Islandia, Sigur Ros y una estética muy peculiar, aquel vídeo me transportaba, me sumergía en aquello que durante años quizá estaba buscando y por fin había encontrado.

Cada vez que veo u oigo algo sobre Islandia (o los Sigur) algo se mueve en mi interior, lo reconozco… algo intenta salir y decirme que ese lugar y yo tenemos algo en común.

Puedes hacer sonar una copa si frotas su borde haciendo que el líquido vibre y juntos formen una nota musical… las personas también tenemos algo que nos hace vibrar. Puede ser una actividad, un tipo de música, una imagen… en mi caso es esa Isla con la cuarta parte de la población de Barcelona.

Si no fuese por las interminables horas de oscuridad en invierno sería el lugar perfecto (aunque así también tiene su encanto)… hay una comunión perfecta entre la naturaleza y el hombre, en perfecto equilibrio y respeto.

Sinceramente creo que he nacido en el país equivocado o quizá sea una preparación para el siguiente nivel de evolución y me toque nacer allí o volver a nacer allí si lo hice alguna vez…

Si eres fotógrafo Islandia es única, es especial, diferente a todo lo que hayas vivido.  En próximos posts profundizaré en otros sentimientos que me provoca aquel país que me cautiva pero es especial… en él puedes encontrar montañas de colores:

y esos paisajes me transportan a un mundo diferente… a una tierra ancestral que nos recuerda que somos seres mágicos y que tenemos una energía.  La tierra en Islandia te hace resonar, como la copa.

Cuando te toca, cuando sientes que unos metros debajo tuyo hay un magma, un poder inmenso que hace mover el mundo, sientes algo en tu interior que te hace vivir una experiencia especial.

Próximamente habrá más posts dedicados a un lugar especial en mi vida al que quiero volver.  Se que volveré.

Dedicado al verano del 2009.