Archivo de la etiqueta: luz

Sueños

He vuelto!
Este año he vivido cosas que ahora me parecen un sueño… negativas… positivas… y aún no ha acabado!! aunque me quedo con lo positivo del aquí y ahora.
Mucha gente cuestiona o interpreta el significado de los sueños… yo (para ser psicólogo) no lo hago mucho.  Pienso que muchas veces el cerebro (me sorprende cómo le damos entidad propia, como si fuera independiente a nosotros) no termina de procesar cosas que hemos vivido o tenemos dentro y se encarga por la noche de finalizar episodios que quedan ahí incompletos.
Miedos, deseos, anhelos, temores, sospechas, que a veces se hacen realidad como premoniciones o se convierten en argumento para lo que en psicología se llama “la profecía autocumplida” (vamos, que construimos una verdad que se acomode a nuestras previsiones).
Yo con el tiempo he dejado de hacer caso a esos juegos mentales que si quedan ocultos durante nuestras noches será por algo… si no nos acordamos de los sueños es porque no debemos acordarnos de ellos.
Hemos de hacer caso a lo que vemos, lo que nos dicen, lo que podemos tocar, aquello que tenemos ante nuestros ojos, lo que nos dice nuestra pareja, amigos, hijos… y no darle más importancia a algo que hemos soñado porque un miedo o sospecha no podemos convertirla en real.  Si hacemos real el monstruo del armario al final nos dará tanto miedo como si existiese.
Otra cosa son los sueños que tenemos que cumplir, nuestros deseos que tarde o temprano nos gustaría realizar… eso es otro tema que creo que he tocado alguna vez.
En fotografía podemos construir nuestros sueños en forma de imágenes creadas a nuestro antojo.  A nuestras fotografías podemos darle un toque surrealista, irreal o enigmático que imite lo que podemos entender como sueño.  Yo de forma rápida lo he intentado hacer… dándole un aire de irrealidad y de magia que es lo que más o menos vemos cuando soñamos… ni en color ni en blanco y negro, algo indeterminado y difuminado verdad?

sueños-mini

 

La verdad es que los sueños no han de ser tan fantasmagóricos pero me gustan mucho las escenas irreales, misteriosas y sacadas de la imaginación…

sueños-1-mini

 

Pero al final lo que nos hemos de quedar es con los sueños donde uno ve esperanza y cosas bonitas… donde el sol sale de nuevo y nos da una nueva oportunidad, para levantarse con una sonrisa y ver la vida de color…

puesta-sol-flores-mini

 

Dedicado a los olvidos selectivos

Anuncios

Me Gusta

facebook_me_gustaComo en facebook hay cosas que me gustan y como no, cosas que no me gustan

no-me-gusta

 

Muchos de mis intereses se mueven por las circunstancias vitales que pueden rodearme, algún capricho, algún aparatejo que se me antoje o un viaje soñado.
Como puse en mi post anterior hay cosas que podemos conseguir gratis y que está en nuestras manos llegar a lograrlo.
Y tal como hago en facebook le doy a me gusta cuando algo me llama… porque tengo algo que podíamos llamar centros de interés.
Mi centro de interés se basa en unos pocos pilares que seguro son comunes a los tuyos, al fin y al cabo no somos tan diferentes.  Hay formas de conseguirlos, de entrar en ellos, de salir, de avanzar y si los tenemos claro podremos conseguirlos… lo demás lo dejamos en manos del destino.
Música atmosférica e instrumental… atardeceres infinitos…un buen vino tinto… el pan recién hecho… un chiste bien contado… hay cosas que me interesan.
El retorcido significado actual del dinero… la prepotencia… la política corrupta y su mentira… los programas de tele basura… hay cosas que NO me interesan.
En fotografía también hay “Centros de Interés” y en cada foto es la zona donde queremos que el espectador se fije, donde queremos que mire cuando vea tu foto.  Muchas veces será obvio puesto que será un objeto visible, un cambio de color, tonalidad o iluminación:
oveja
arbol-luz
arbol-rojo
Pero también puede ser un centro de interés fuera del encuadre (muchas veces nuestros intereses están más allá de nuestras manos, están en el campo de los sueños)

mirada-fuera

 

Así pues podremos captar con nuestras fotos muchos centros de interés que podremos recoger para que el espectador mire allá donde queremos que mire, para que se fije donde queramos que se fije, para que haga suyo algo que el fotógrafo pretende mostrar.
Dedicado a los churros con chocolate que ME GUSTAN

 


Claroscuro

Claroscuro

El claroscuro, cuyo máximo exponente fue Caravaggio se basaba en el uso de contrastes fuertes entre luces y sombras produciendo efectos tan acentuados que derivó a un estilo llamado tenebrismo (tétrico ¿no?).

En la vida también hay claroscuros… constantemente pasamos por fases de luz y por fases de sombras.  Ambas son necesarias para el desarrollo de la vida, para la evolución del hombre, el cual, ha de aprender de los errores que comete para no caer de nuevo en los mismos. O para, si cae en ellos, saber salir airoso.

Nos equivocamos.  Fallamos.  No somos perfectos.

Y gracias a esa imperfección podemos darnos cuenta de nuestras carencias para trabajarlas, para llenarlas de información, experiencia y sabiduría llenando esos huecos convirtiéndolos en nuevas habilidades.

La luna tiene su cara oculta.

Así pues, cada uno de nosotros tiene un lado “oscuro”, imperfecto, errado que sirve de mucho, sirve para aprender de él y contrarrestar esas carencias que se volverán virtudes.

Los errores nos hacen humanos y sabiendo que no podemos ser otra cosa que lo que somos, aprendamos de ellos y usemos esos errores para mejorar.

La naturaleza también nos otorga con esa otra cara de la moneda y lo podemos utilizar para mostrar el doble mundo de luz/oscuridad, luces y sombras que, en comunión, pertenecen a la dualidad indisociable de la que hablo.

Luz, sombra, dos condiciones pertenecientes a la misma realidad que, asociadas, conforman un mismo objeto, impreciso pero bello por existir.

El rango dinámico de la cámara (la capacidad para mostrar detalle en las zonas claras y en las zonas oscuras) es limitado y menor que la vista humana, así pues, si no se puede mostrar información de ambas zonas podemos usar esa carencia para convertirla en virtud dando ese toque artístico y hasta emocional a esa característica de la luz.

 

Dedicado a lo que no se ve