Archivo de la etiqueta: sombras

Recuperación

La vida nos da muchas alegrías, nos brinda momentos para la posteridad pero también nos golpea, nos sacude y conmociona con diferentes sucesos inesperados… la desaparición de un ser querido, la pérdida de un objeto valioso, un repentino cambio de rumbo de tu vida, la pérdida de un puesto de trabajo, un accidente…. hay tantas cosas que nos dejan fuera de lugar…

Tengo alma de golden y me influyen mucho, muchísimo los golpes.  Una mala respuesta de tu pareja, una muestra de desconfianza de un amigo, de tu jefe, de un familiar cercano… son cosas que me afectan sobremanera.  Más de lo que debiera aunque pienso que las cosas suceden por alguna razón, para aprender, para rectificar.  Si nunca recibes un varapalo nunca podrás mejorar…

Es importante recuperarse de los puñetazos que nos da la vida.  Es muy importante aprender de ellos y quedarse con ese aprendizaje que es intrínseco a cualquier suceso.

Es vital sobreponerse a los acontecimientos que nos dejan para el arrastre para levantarse con más fuerza.

Hay que perdonar.

Hay que olvidar.

Hay que aprender…

 

En fotografía la gran latitud de exposición (la capacidad de recoger detalle en las sombras y en las altas luces) o también llamado rango dinámico de los sensores de nuestras cámaras permite recuperar detalle de zonas donde aparentemente no hay nada…

En las sombras:

Y en las luces:

 

Evidentemente recuperar información en las sombras generará más ruido al iluminar artificialmente esas zonas.  El software tendrá que inventarse píxels en función de los que tenga alrededor que sí tienen información real por lo que cuanta más oscura esté la foto más ruido y defectos mostrará al aumentar la exposición o levantar las sombras… pero eso ya es harina de otro costal.

Así pues una foto con muchísimo contraste, es decir, mucha diferencia entre las partes iluminadas y las partes oscuras:

Puede equilibrarse dando lugar a una foto más bella y compensada, más acorde a lo que vemos en la realidad (nuestros ojos superan de largo la capacidad de discernir detalles de una cámara de fotos):

Dedicado a quienes nos iluminan por la vida.

 

 

 

Anuncios

¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Porqué?…

Es muy posible que la mejor serie de TV de todos los tiempos sea Lost (Perdidos).  O al menos hasta el momento (compitiendo con Twin Peaks). Cada capítulo te engancha de tal forma que es difícil vencer la tentación de no querer ver el siguiente.  Conozco gente que ha estado más de 10 horas seguidas viendo capítulo tras capítulo.

¿Porqué es tan buena?

Creo que el gran mérito que tiene la serie es que constantemente se hacen preguntas que te obligan a querer saber las respuestas.

El último capítulo acaba con muchas incógnitas sin resolver.  Aún así ha triunfado mundialmente y pienso que el éxito de la serie son que las preguntas sin resolver hace que sigas pensando en la serie.  Así pues las preguntas eran más importantes que las respuestas.

¿Cuántas preguntas nos hacemos en la vida?

Cuando somos pequeños nos preguntamos qué seremos de mayor.

Cuando somos adolescentes nos preguntamos qué queremos estudiar, qué coche comprar, cómo será nuestra pareja o si viviremos muchos años.

Cuando somos mayores nos preguntamos porqué no hemos sido aquello que hemos querido, porqué no hemos hecho lo que nos gustaba en cada momento y porqué nos hacemos tantas preguntas sin respuesta.

Preguntas… constantemente en nuestra cabeza…

Hace poco en un curso hubo una frase que se me quedó grabada proveniente del libro “quién se ha llevado mi queso” de Spencer Johnson que era algo así como:

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Y esa es una pregunta que deberíamos tatuarnos… si el miedo al fracaso, a la crítica al error no nos paralizara: ¿qué haríamos en nuestra vida para que fuese la mejor que pudiéramos vivir?

¿Cambiaríamos de trabajo? ¿De pareja? ¿De pais? ¿De forma de ser? ¿Vestiríamos de otra forma? ¿Seríamos una especie de Dr. House quien dice lo que piensa pese a las consecuencias?

Yo creo que SÍ. En algunos casos, claro…

Cuando voy a hacer una foto, me voy haciendo preguntas: ¿qué quiero mostrar con la foto? ¿qué quiero hacer sentir al espectador? ¿quiero que busque? ¿que encuentre? ¿dónde quiero que mire? ¿que me interesará acentuar? ¿quiero eliminar algo ahora o lo haré después en el ordenador?

Hay varios tipos de preguntas en fotografía:

-las técnicas.

-las que se hace el fotógrafo cuando va a componer la escena.

-las que se hace el espectador cuando ve tu obra.

Las primeras son contestadas de forma más o menos rápida. El diafragma, la velocidad de obturación, el valor ISO,la técnica en definitiva se va resolviendo con la práctica y el oficio.

Las que se hace el fotógrafo son pasionales, emocionales, instantáneas.  Yo veo “algo”, un momento, un detalle, una sensación que intento recoger en la cámara para luego intentar enseñártela de la misma forma que la concebí en su momento.  Puede parecer marciano pero muchas veces las fotos se “ven”.  Así como tú ves belleza en una obra determinada, disfrutas con la música donde otro oye ruido los fotógrafos “vemos” esos momentos e intentamos atraparlos para siempre en nuestras tarjetas de memoria. Ha perdido la nostalgia del carrete y no suena igual pero al fin y al cabo es prácticamente lo mismo. No somos seres estrambóticos.  Somos seres humanos emocionales antes que racionales y somos capaces de percibir aquello que nos emociona.  Así pues cuando miro por el visor voy componiendo y midiendo en función de lo que pretendo mostrar.

Las últimas están relacionadas con las anteriores.  Uno en su ordenador, con su tableta. muestra aquello que captó y que por cualquier razón no queda suficientemente explícito  y quiere transmitir muchas veces preguntas en lugar de respuestas.  Quiere que te quedes mirando una parte de la foto y no otra para preguntarte: ¿quién vivirá en esa casa? ¿qué hace esa persona ahí? ¿qué ocurré en ese lugar en ese momento?

Sugiere, oculta parcialmente, deja en penumbra, desenfoca creativamente, juega con la composición o la técnica pero haz que el espectador se quede mirando en posición boquiabierta.

          

Dedicado a Angel Sotelo… aquí tenéis su web y aquí su enlace a facebook y el de su precioso nuevo negocio.